Bong Joon Ho, director de la obra maestra «Parásitos»: «Necesitamos valores, educación… El respeto se ha perdido»

ARTNEWSPRESS: La cinta coreana, que ganó en Cannes, es el fenómeno cinéfilo del año y apunta a arrasar en los Oscar como mejor película internacional

Si hay un director atípico que arrasa en la taquilla internacional con su cine ese es, sin lugar a dudas, Bong Joon-ho. El realizador surcoreano ha conseguido con «Parásitos» récord de venta de entradas en su país natal, Corea del Sur, pero también en Francia e incluso en Estados Unidos, tan poco dado a reconocer a los directores extranjeros. Ganar en Cannes la Palma de Oro ha ayudado a un director que de niño devoraba a Spielberg, Lumet, Frankenheimer y Hitchcock, y que se ha convertido en una autoridad cinematográfica mundial. «Parásitos» es, como la mayoría de sus películas, una crítica social desde una perspectiva minimalista. Dos familias: una extremadamente rica y otra miserablemente pobre, alimentándose una a la otra. En Los Ángeles, en una lujosa habitación del hotel Four Seasons, tuvimos oportunidad de entrevistar a este artista visionario que obliga a mirar allí donde no queremos.

P – En una sociedad tan polarizada parece imposible encontrar un lugar de entendimiento…

R – Este filme es un retrato de la polarización. Pero creo que el gran temor es tal vez el elemento de comedia negra donde surge el sentimiento de que no hay manera de que el mundo vaya a mejorar. Desde la perspectiva del joven protagonista, nuestro futuro existe en ese miedo de que vamos a ir a peor. Esa es la emoción central del filme, pero eso, que es triste y nos asusta, es también muy honesto. Deseaba retratar los tiempos que vivimos y el futuro que nos espera desde una visión auténtica sin envolver el contenido de una falsa esperanza.

P – ¿Cómo afecta el éxito a su visión crítica de la sociedad?

R – Los creadores no somos personas que viven aisladas. Somos los más sensibles a la hora de percibir lo que nos rodea, lo que sucede con la gente que está a nuestro alrededor. Nos vemos obligados a mantener nuestras antenas en alto para entender lo que sucede y plasmarlo en nuestro trabajo. Para mí, el éxito y los premios no son una distracción, porque lo que realmente me impacta es lo que sucede en el mundo.

P – ¿Le afectan las expectativas que han surgido cara a los premios? Hay una posibilidad real de una nominación al Oscar…

R – Es como caminar dentro de una hoguera desnudo. Así me sentí en Cannes, donde hay tantos especialistas del cine viendo tu película, juzgándola. Sentí mucho miedo y mucha ansiedad. Con los Oscars, vuelvo a la locura de promocionar y presentar la película a los profesionales. He procesado mis sentimientos y he transformado mi ansiedad en entusiasmo, pero dentro de mí sigue existiendo ese miedo al fracaso.

La Pregunta

P – ¿Por qué el título de «Parásitos»?

R – El título refleja ese sentido de infiltración. La gente con dinero considera a los pobres unos parásitos, particularmente en Corea donde la palabra tiene una connotación negativa porque se asocia al desprecio y la humillación. Pero la familia rica de esta historia también es parásito porque se aprovecha de la familia pobre para hacer lo que no quieren hacer, como limpiar o conducir. Todos son parásitos.

P – ¿Cómo crea sus películas?

R – Suelo centrarme primero en la situación. Para mí, una película es una serie de extrañas situaciones relacionadas entre si. Luego añado los personajes e intento adaptarlos a la estructura de la narración. No me gusta revelar la historia de los personajes durante la acción, de hecho, eso me parece terrible cuando lo veo en las películas, porque la gente cambia dependiendo de cada situación. Creo que los humanos son inconsistentes y no hablo de la vida pasada de los personajes, ni intento definirlos. Me gusta mantener la curiosidad de la audiencia, cuestionándose siempre por que actúan de ese modo.

P – ¿Es este filme un experimento real?

R – En la rutina de nuestras vidas es raro que tengamos la oportunidad de mirar la vida privada de otras familias. Con este filme he querido retratar lo que se siente al entrar dentro de otra familia, algo que yo experimenté cuando estaba en la Universidad. Durante esos años, trabajé temporalmente como tutor y tuve la oportunidad de enseñar a niños de una familia millonaria. Su casa fue algo que yo no imaginaba que existiera. Sentí que estaba infiltrándome en otra familia, al mismo tiempo que recibía dinero por ello. De esa experiencia surgió la idea de Parásitos.

P – ¿Somos todos unos parásitos en esta sociedad en la que vivimos?

R – Si entendemos Parásitos desde una perspectiva positiva significa coexistencia. Porque los parásitos viven ayudándose unos a otros. No es una relación de dueño y esclavo, sino de coexistencia en el buen sentido. Para convivir necesitamos respeto, valores, educación… este filme retrata como la cortesía y el respeto se han perdido por completo.

P – En qué momento de su vida sintió que debía contar historias sobre la diferencia de clases

R – Todos los artistas estamos interesados en estos temas. Sería raro sino fuera así. Nosotros tenemos la oportunidad de observar la sociedad, lo que ocurre a nuestro alrededor. Yo cuestiono constantemente lo que veo en mis viajes, en mi vida diaria. Supongo que tengo una antena particular para este tipo de temas.

Pregunta – Usted ha hablado de la influencia de Alfred Hitchcock en este filme…

Respuesta – Es uno de los directores que más admiro y es cierto que su película Psicosis me sirvió de fuente de inspiración porque la casa de Bates, no el hotel, tiene una estructura que me interesaba para la construcción de la mansión de Parásitos. Me inspiré en la casa de Bates para la escalera de la casa y en el recuerdo que tengo de mis años como tutor, porque una vez me permitieron subir al segundo piso y descubrí que tenían una sauna en el baño. Fue algo que me dejó impactado.

P – ¿Que sintió al ganar la Palma de Oro? La primera vez que ganó un filme coreano

R – Fue algo increíble. Uno tiene que vivir todo el proceso: la selección, el jurado, la prensa y, al final, el premio. De verdad, ha sido algo maravilloso porque Cannes es una fiesta constante de la mañana a la noche y todo el mundo habla y sabe de cine. Muy emocionante.

P – Ya está preparando su próxima película

R – En este momento estoy trabajando en dos proyectos. No importa lo bien que vaya Parásitos, yo voy a seguir preparando esos proyectos porque soy un director al que le gusta investigar y prepararse antes de empezar a escribir. He invertido dos años en ambos y, aunque no sé cuál será primero porque uno es en inglés y el otro en coreano, sé que, de ellos, va a surgir mi próximo filme.

P – Es una narración poco convencional que está convenciendo al público. ¿Por qué cree que ha arrasado en la taquilla norteamericana?

R – Estoy muy contento y muy sorprendido de la recepción. Me he dado cuenta que es difícil separar la idea del bien y el mal. Desde mi perspectiva sentía simpatía por todos los personajes. He vuelto a ver la película en el Festival de Toronto con público y me emocionó su respuesta. Creo que el filme habla de un tema real de nuestra sociedad y no importa si estás en Cannes, Los Ángeles o Madrid, la audiencia entiende que el mensaje es universal.

https://abc.es

María Estévez

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here